Santas Justa y Rufina, vida y devoción

El martirio de las santas Justa y Rufina está fechado a finales del siglo III, hacia el año 287, en tiempos del emperador Maximiano. Es el primer dato histórico documentado con el que cuenta la Iglesia hispalense, hasta el punto de que su historia, puede afirmarse, comienza a partir del martirio de estas mujeres. En el Pasionario hispánico −libro litúrgico formado por el relato de los martirios (pasiones) y destinado a la lectura con motivo de los aniversarios de los santos dentro del Oficio− es donde aparece, ya a finales del siglo VI o principios del VII, el de estas santas. El estilo sobrio de la narración, la descripción de las adonías y la cita del obispo Sabino −cuyo nombre aparece en el catálogo de los obispos de Sevilla en segundo lugar y que figura en la lista de los asistentes al Concilio de Elvira en Granada, a principios del siglo IV− son indicios que testimonian la autenticidad histórica de los hechos, por lo que se supone que el relato del Pasionario hispánico haya sido compuesto por un testigo ocular o recogido en una tradición antigua no deformada.

A finales del siglo III ya existía en Sevilla una comunidad cristiana con cierta consistencia y estructura eclesial como para necesitar la figura de un obispo. Este dato pone de relieve la posibilidad de la existencia de cristianos en Sevilla durante el siglo II y tal vez en el I, si bien estos supondrían una pequeña minoría en una sociedad mayoritariamente de religión grecorromana.

Las santas Justa y Rufina procedían de una de las pocas familias cristianas de la Híspalis romana de finales del siglo III, que formaba parte de la comunidad presidida por el obispo Sabino. Ambas eran hermanas, mujeres sencillas, de procedencia modesta, que trabajaban en la artesanía del barro. Vivían en el arrabal de Triana.

En aquella época, la inmensa mayoría de los habitantes de Híspalis practicaba la religión grecorromana. Estos, cada año, en el mes de junio, celebraban las adonías, fiesta en la que participaban mayoritariamente las mujeres de la alta sociedad, quienes recordaban a la diosa siria Salambó (Afrodita griega o Venus romana), representada dolida y llorosa por la muerte de su amado, dios que muere y renace todos los años. Era una estatua de barro, con la cabeza reclinada sobre el brazo izquierdo, en actitud de apresar algo, y el rostro cubierto con un velo en señal de luto. Es muy probable que el templo a Salambó en Híspalis se encontrara en el sitio donde hoy se erige la parroquia de Santa María Magdalena.

Justa y Rufina se hallaban al cuidado de su comercio de cacharros de alfarería cuando, por delante de su negocio, pasó la procesión de la diosa Salambó. Algunas mujeres que participaban en el cortejo se dedicaban a pedir donativos para el culto a la diosa y, al ver a las dos hermanas, les reclamaron alguna ofrenda. Ambas se negaron a dársela. Con palabras de san Pablo, dijeron: Nosotras damos culto a Dios, no a este ídolo fabricado, que no tiene ojos, ni mano, ni vida alguna propia. Y añadieron: Y no os damos nada, a no ser que alguna de vosotras necesite una limosna o padezca necesidad.

Se produjo una disputa de unas con otras. Las mujeres fieles a la diosa Salambó arremetieron contra el puesto y rompieron los cacharros de barro expuestos para la venta. Surgió así un alboroto en el que las santas mujeres empujaron a quienes llevaban la imagen de Salambó, la dejaron caer y se hizo pedazos. La guardia del gobernador intervino en el altercado. Los devotos de la diosa tacharon el acto de sacrílego y clamaron que las dos hermanas debían ser juzgadas. Los de la guardia detuvieron a Justa y a Rufina, llevándolas a las cárceles, que se encontraban extramuros de la ciudad, frente a la Puerta del Sol.

En tiempos de las santas Justa y Rufina, Diogeniano era gobernador de la Bética. Como la inmensa mayoría, practicaba los ritos de la religión grecorromana. Los devotos de Salambó divulgaron el hecho del destrozo de su ídolo, tachándolo de sacrilegio y clamando que debían ser juzgadas y condenadas a muerte. Llegaron al prefecto los hechos ocurridos. Este mandó que las hermanas fueran encarceladas y bien custodiadas.

Estaban Justa y Rufina totalmente entregadas a Dios. En el interrogatorio, ellas admitieron haber cometido el supuesto sacrilegio. Entonces, les propusieron que abandonaran sus creencias cristianas y las dejarían libres, a lo que Justa y Rufina se negaron. Diogeniano dio la orden de atormentarlas con torturas en el potro y con garfios de hierro, con el convencimiento de que el trato que se les daba sería suficiente para que abandonaran la fe cristiana. Viendo que los padecimientos y dolores no las vencían, decidió aumentar la dureza de la prisión y que padecieran los rigores del hambre y la sed.

Viendo el prefecto Diogeniano que ni las torturas, ni el potro, ni los garfios de hierro, ni la dura cárcel, ni el hambre, ni la sed bastaban para que Justa y Rufina renunciaran a la fe en Jesucristo, mandó que las pusieran a caminar descalzas por parajes difíciles y pedregosos. Así, ambas hermanas fueron andando hasta Sierra Morena, al norte de Sevilla, con las fuerzas que solo da la fe. El gobernador, viendo que ninguna tortura era suficiente para que Justa y Rufina abandonaran la fe cristiana, ordenó encarcelarlas hasta morir.

Encerradas de nuevo tras la caminata, Justa se halló agotada por el sufrimiento de las torturas y, el día 17 de julio del 287, expiró santamente en la cárcel. Tras su muerte, el cuerpo fue arrojado a una fosa en un lugar próximo al sitio del encarcelamiento. Enterado de los hechos, el obispo Sabino organizó el rescate del cuerpo de santa Justa y lo buscó hasta encontrarlo. Este fue conocido como Prado de Santa Justa, hoy estación de ferrocarril y zona urbana que lleva el mismo nombre; la explanada próxima es llamada en nuestros días Campo de los Mártires. Tras recoger el cuerpo de santa Justa, lo trasladó a otro sitio más seguro, donde no pudieran hallarlo y profanarlo.

Tras la muerte de Justa, el prefecto pensaba que Rufina renunciaría pronto a la fe cristiana pero no fue así, por lo que Diogeniano, dos días después, el 19 de julio del 287, decidió acabar con la vida de la muchacha llevándola al anfiteatro para entregarla a un león que la destrozase. El animal se acercó a Rufina y solo lamió su cuerpo, en vista de lo cual el gobernador mandó degollarla y, finalmente, quemarla.

De nuevo, el obispo Sabino, igual que hiciera con el cuerpo muerto de santa Justa, recogió la cabeza, los restos que quedaron y las cenizas de santa Rufina, y la enterró junto a su hermana en el lugar en el que, pocos años después, cuando los cristianos dejaron de estar perseguidos, en el 313, se levantó una pequeña capilla con el nombre de las santas.

La sangre derramada por las mártires Justa y Rufina fue semilla de nuevas vocaciones a la vida cristiana y sirvió para el florecimiento y la estabilidad de la Iglesia hispalense. Poco tiempo después del martirio, con la proclamación por parte del emperador Constantino del Edicto de Milán, en el año 313, se estableció la libertad religiosa en el Imperio romano, finalizando las persecuciones dirigidas por las autoridades contra los cristianos. Los ciudadanos de Híspalis, al igual que en todos los lugares de la Bética y del Imperio romano, fueron abandonando el culto a los dioses grecorromanos y convirtiéndose al cristianismo. Será con la llegada de los visigodos, y más concretamente con san Leandro y con su hermano y sucesor en la sede hispalense san Isidoro, cuando la Iglesia de Sevilla llegará a vivir grandes momentos de esplendor. En estos años, la devoción a santas Justa y Rufina alcanza gran importancia, llegándose a componer hermosos textos litúrgicos para ser rezados en el Oficio y en la celebración de la Eucaristía. En una de estas oraciones a las santas se hace referencia a la veneración de sus reliquias y a su patronazgo sobre la ciudad de Sevilla.

San Leandro, en el siglo VI, construyó una basílica a santas Justa y Rufina en el mismo lugar de la capilla del enterramiento. Al igual que su hermano san Isidoro, sintió una profunda veneración hacia todo lo que estuviese relacionado con las santas patronas.

Durante su dominación, los musulmanes, aunque al principio parecían tolerante, asolaron con todo lo que tenía que ver con la religión cristiana. En este tiempo, fue derribada la basílica levantada por san Leandro a santas Justa y Rufina, pero su destrucción no hizo que los cristianos mozárabes olvidaran dónde se les erigió la basílica.

En cuanto a las reliquias del cuerpo y cenizas de las santas, se ignora el lugar preciso en el que actualmente se encuentran. Con toda probabilidad, tras la ocupación musulmana, pudieron ser trasladadas o escondidas.

Reconquistada la ciudad de Sevilla por el rey santo Fernando III de Castilla el día 23 de noviembre de 1248, se reorganiza la Iglesia hispalense, recuperándose el culto y la veneración a santas Justa y Rufina. Culto y veneración a las santas patronas de Sevilla que, hasta la fecha, se había extendido por muchos lugares de la península ibérica.

San Fernando entregó el sitio donde se recordaba que estuvieron encarceladas las santas a los Religiosos Trinitarios. En sus proximidades, los trinitarios levantaron una iglesia y colocaron unas imágenes de las santas en su altar mayor. Sobre esta edificación primitiva, la Orden Trinitaria construyó una nueva en el siglo XVII, que, en la actualidad, es la basílica de María Auxiliadora de la Comunidad Salesiana de la Trinidad.

Al igual que ocurriera en el lugar de las cárceles, tras la Reconquista, en el mismo sitio que estuvo la basílica de Santas Justa y Rufina que mandó construir san Leandro, se edificó una ermita con el nombre de las santas alfareras. En este emplazamiento se fundó en el siglo XVII una comunidad de frailes capuchinos y se construyó una iglesia y convento con el nombre de las santas. Para esta iglesia, el pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo pintó, en el año 1666, el cuadro de las santas patronas que actualmente, tras la desamortización de 1836, se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Aquella iglesia es el mismo lugar en el que hoy sigue encontrándose la de las Santas Justa y Rufina y parroquia de la Divina Pastora.
Santas Justa y Rufina son veneradas como santas por la Iglesia Católica y por la Iglesia Ortodoxa. Su festividad se celebra en Sevilla el 17 de julio, siguiendo la tradición de la liturgia hispano mozárabe, y en algunos lugares se celebra el 19 de julio.

Son patronas y protectoras de la ciudad de Sevilla, patronazgo al que ya se hace referencia en antiguos textos litúrgicos. En cuanto a su protección sobre la ciudad, queda bien reflejada en las crónicas del terremoto del año 1504: la piedad popular atribuyó el hecho de que la Giralda no se derrumbase a la intercesión de las santas, al igual que ocurriera con el terremoto de 1755.

Además, son patronas del gremio de alfareros de las ciudades de Orihuela, en Alicante; Manises, en Valencia; Payo de Ojeda, en Palencia; Huete, en Cuenca, y Maluenda, en Zaragoza. Especialmente se veneran en Navarrete, La Rioja, y en Lisboa, en Portugal.
En cuanto a la devoción a santas Justa y Rufina en Triana en los últimos siglos, en la parroquia de Santa Ana tenemos la representación de las santas más antiguas que se conservan en la actualidad. Se trata de las pintadas sobre tabla por el conocido como Maestro de Moguer, hacia 1540. Las santas sostienen una imagen de Sevilla del siglo XVI.

Existió en el siglo XV en Triana un hospital con una iglesia en la calle Castilla, construido y mantenido por la Hermandad de Santa Brígida de Escocia y las Vírgenes y Mártires Santas Justa y Rufina. Un siglo más tarde, se establece en dicha iglesia la Hermandad de Gloria de Nuestra Señora de la O. Ambas hermandades llegaron a fusionarse y, con el paso del tiempo, la iglesia de Santa Brígida de Escocia y las Vírgenes y Mártires Santas Justa y Rufina tomó el nombre de iglesia de Nuestra Señora de la O, con el que ha llegado hasta nuestros días.
Existió en Triana otra Hermandad de Santas Justa y Rufina, muy probablemente diferente a la del Hospital de Santa Brígida de Escocia y Santas Justa y Rufina. La falta de documentos impide determinar su antigüedad, aunque es de presumir que sea mucha. Esta antigua hermandad sería la fusionada con la Hermandad de Nuestra Señora de la Estrella.

Habrá que esperar hasta el siglo XX para poder encontrar en Triana una iglesia con el nombre de las santas. En el año 1961, el cardenal Bueno Monreal firmó el decreto de erección de la parroquia de las Santas Justa y Rufina en el barrio de Triana; en el año 1966 se colocó la primera piedra, y en 1968 se inauguró el templo y se bendijo el altar.

El día 5 de octubre de 2013 fueron bendecidas las imágenes de las santas Justa y Rufina, realizadas por el escultor Manuel Martín Nieto, y veneradas en la parroquia de su mismo nombre en el barrio de Triana.

Manuel Soria Campos,
Párroco de Santas Justa y Rufina

Novena a Santas Justa Rufina,patronas de Sevilla

Orden del ejercicio de la Novena

Novena fuera de la celebración de la misa

  • Oración para todos los días de la novena
  • Contemplación de las santas Justa y Rufina para cada día
  • Elogios de las santas Justa y Rufina para cada día
  • Lectura tomada del Nuevo Testamento para cada día
  • Oración para cada día de la novena
  • Gracia personal que se desea alcanzar por intercesión de las santas
  • Letanías
  • Himno a santas Justa y Rufina
  • Oración
  • Oración personal

Novena en la celebración de la misa

  • Antes de la celebración de la misa
    Oración para todos los días de la novena
    Contemplación de las santas Justa y Rufina para cada día
    Elogios de las santas Justa y Rufina para cada día
    Oración para cada día de la novena
    Gracia personal que se desea alcanzar por intercesión de las santas

Procesión de entrada para la celebración de la misa

  • Letanías (rezadas o cantadas)
  • La misa termina con el canto del himno a santas Justa y Rufina

Himno de las Santas

Justa y Rufina sostienen

con  la fragancia del lirio,

una Giralda en las manos,

el barro como testigo

y en el hombro de la fe

la palma de su martirio.

 

Estribillo

 

Patronas de esta Sevilla

que levantaron la cruz,

en el cáliz alfarero

de la sangre de Jesús.

 

Justa y Rufina mantienen

al filo de la mañana,

los alfares encendidos

con la esperanza cristiana

y aunque se fueron al cielo

bajan del cielo a Triana.

 

Estribillo

 

Patronas de esta Sevilla

que levantaron la cruz,

en el cáliz alfarero

de la sangre de Jesús.

Rosa Díaz

Audio

Donativos

destinados a la devoción y veneración de Santas Justa y Rufina

Banco de Santander

ES14 0049 1367 9022 1012 9014

Grupo de fieles

Únete al grupo de fieles de santas Justa y Rufina descargando nuestra solicitud desde aqui