Expediente matrimonial

 

¿Qué es un expediente matrimonial?

 

Es el procedimiento que ha de realizarse antes de la celebración del matrimonio canónico para acreditar formalmente la voluntad, capacidad y libertad de los contrayentes.

 

¿Cuándo y dónde debe realizarse el expediente matrimonial?

 

Cuando los novios tengan realizado los cursillo prematrimoniales.

En general, resulta un plazo adecuado tres meses antes de la fecha prevista para la celebración del matrimonio.

El lugar para la realización del expediente es la parroquia a la que, por razón de residencia, pertenece alguno de los contrayentes. Cabe la posibilidad, por decisión de los novios, de realizarlo en alguna otra parroquia, siempre que se cuente con la licencia o anuencia del párroco de alguno de los contrayentes. Y, también es posible realizarlo en la parroquia en que fijaran su domicilio a partir de la boda.

 

¿Qué documentación se precisa para la instrucción del expediente?

 

Documentación general:

 

 – Documento nacional de identidad o pasaporte.

Presentarán el documento original y una fotocopia, la cual tras su cotejo,

  se incorporará al expediente matrimonial.

– Certificado literal de nacimiento.

Expedido por el Registro Civil correspondiente al lugar de nacimiento. En   

   el momento de su presentación – al iniciar el expediente – debe tener una 

   antigüedad inferior a tres meses. No es suficiente la presentación del Libro   

   de Familia.

– Partida de bautismo.

Emitida no más de tres meses antes a la fecha de inicio del expediente 

   matrimonial (legalizada por la Curia diocesana respectiva, en el caso de

   provenir de una parroquia no perteneciente a la Archidiócesis de Sevilla).

– Nota o certificado de confirmación.

Necesaria para aquellos matrimonios que se celebren a partir de

   septiembre de 2016.

– Fe de soltería.

Expedida por el párroco de la parroquia donde el contrayente tenga su

   domicilio. Subsidiariamente, en caso de que el párroco no conozca

   personalmente al contrayente, la fe de soltería podrá ser sustituida por

   una declaración jurada y escrita del contrayente sobre su estado de vida.

– Certificado de haber participado en el cursillo prematrimonial.

 

Si los contrayentes están ya casados civilmente entre ellos, si alguno o los dos son viudos, si existe alguna otra situación personal o canónica de los contrayentes. Antes de iniciar ningún trámite, deben ponerse en contacto y hablar personalmente con el párroco.

 

 

¿Qué es la “toma de dichos”?

 Una vez abierto el expediente, deberán comparecer ante el párroco, el día acordado, los contrayentes y dos testigos que no estén vinculados familiarmente a ellos, mayores de edad y portando su DNI.

 

¿Qué son y dónde deben realizarse las amonestaciones?

 Con posterioridad a la toma de dichos, deben hacerse en las parroquias donde los contrayentes tienen sus domicilios las “amonestaciones o proclamas”, por las que se comunica a la comunidad parroquial la futura celebración del enlace. El resultado de tales amonestaciones debe ser recogido en el expediente matrimonial.